LA INDUSTRIA DE LA AUTOMOCIÓN REACCIONA ANTE LOS NUEVOS LÍMITES DE PRUEBAS DE EMISIONES CO2

Fte. Transporte Profesional. Art. escrito por Raquel Arias.

Miembros de la Asociación Europea de Fabricantes de Automoción (ACEA) han acordado la necesidad de trabajar por una regulación real de emisiones contaminantes para que den comienzo el 27 de septiembre de 2017 para los nuevos vehículos que salgan al mercado.

En la última reunión de la Asociación Europea de Fabricantes de Automoción (ACEA), los miembros se han comprometido a respetar el acuerdo RDE (emisiones reales de conducción) con pruebas estándar que, en su opinión, serán difícilmente alcanzables en un pequeño periodo de tiempo.

Como consecuencia de esto, un número importante de modelos diesel tendrán que reducir por fases sus emisiones antes de lo previsto. Aparte de las consecuencias económicas, a los fabricantes les supondrá un reto añadido cumplir con los límites de emisiones de CO2 para 2021, ya que los motores diesel emiten entre un 15 y un 20% menos CO2 que los motores de gasolina.

Los fabricantes aseguran que no es lo mismo conducir en condiciones normales que en una prueba de laboratorio. Cuando entró en vigor la norma Euro6 en 2007, sólo se había probado en un laboratorio. El objetivo de las pruebas de emisiones es cubrir el hueco entre las pruebas que regulan las emisiones utilizando un laboratorio de pruebas no actualizado y las distintas condiciones que se producen en la carretera.